La otra “Charly” de la moneda

Lo admito, sí, soy la hipocresía andante.

Es verdad sin embargo, que todos los somos un poco, no me malentiendan, no hablo de hablar mal a las espaldas de alguien o de tratar de arruinar la vida de los demás con falsedades y engaños.

Pero suele ser, en los casos mas comunes, una habilidad social. Suena raro, pero lo he pensado, que cada quién oculta un poco su forma de ser mas personal cuando conoce a otro, tenemos esa máscara que mostramos con gente nueva, con personas mayores o menores, hasta que agarramos confianza.

Pero a veces no agarramos ni confianza ni nada, y es ahí cuando volteamos a la otra cara de la moneda, cuando nuestro jefe nos cae mal pero aún les sonreímos al llegar a la oficina, porque, es nuestro jefe; cuando el profesor nos llama la atención y le pedimos disculpas aunque quisiéramos gritarle sus errores y cuan aburrida es su clase, pero nos aguantamos.

Esa cara, esa supuesta hipocresía, no debe convertirse en un hábito. Claro que en ocasiones no nos queda remedio, con ese compañero de trabajo que se la pasa flirteando con nosotros a pesar de que ya le dijimos que no o la recepcionista que nunca nos atiende de inmediato.

No se preocupen. Sobreviviremos. Aunque esa “otra cara de la moneda” se nos pueda ir de las manos y hasta lleguemos a pensar que en verdad tenemos al mejor jefe del mundo, o al contrario nunca aparezca y le gritemos a la secretaria que porque nunca hace bien su trabajo…

La otra Charly de la moneda ha salido en ciertas ocasiones… ya me gustaría a mi conocerla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s