¡Hola! … Me agredieron.

Ella iba cruzando la calle.

Ella tiene siempre un poco de miedo al cruzar. Todo empeora cuando cruza las avenidas, doble sentido sin sentido, semáforos en rojos verdes y amarillos al mismo tiempo. Si suena un claxon o alguien grita de repente suele quedarse parada, quieta, muy quieta, o sobresaltarse. Le ponen nerviosa el ruido de los motores y los gritos de los vendedores ambulantes. Odia cuando niños o adultos hacen malabares o espectáculos de fuego, pero ademas tiene envidia de sus habilidades para pararse en medio de la calle sin temor a morir atropellados.

Por eso pudo haber muerto en ese instante. Cuando un hombre le dijo “hola” justo al cruzar. Que inconsciente por hablarle sin pensar que ella pudo haberse detenido del susto o de los nervios. 

Hola, me agredieron. ¿Qué pasó? Un sujeto me dijo hola mientras cruzaba la calle. ¿Es todo? ¡No! En absoluto… alargó la “o” dos tiempos y la “a” tres tiempos, acompañándola de una mirada soez, vulgar, y un gemido gutural asqueroso cuando por fin estuve frente a él. Exageras un poco ¿no crees? Para nada. Fue sucio, yo ni siquiera llevaba escote, o maquillaje, ni siquiera soy guapa o tengo buen cuerpo, mi busto es pequeño e incluso así… Y claro que me molesta que a nadie parezca importarle. 

Aprendemos a tomar cualquier grosería como algo normal. Aprendemos a hacer como que no escuchamos, a fingir que no nos dijeron cualquier vulgaridad, “no fue a mi, no escuché bien, no dijo nada, no fue a mi, no fue a mi, no fue a mi”. 

Nos conformamos con un labial sutil y rímel de pestañas porque otro toque más nos hace fáciles, ya no usamos mini faldas o shorts porque nos volvemos zorras y ya nunca salimos solas con vestido porque nos vemos putas.

No quieren que dependamos de los hombres pero es que si tu padre o primo o hermano o amigo no te acompaña algún otro hombre te dirá cualquier puercada y nos tendremos que aguantar porque somos vulnerables.

Sí, claro que podía tirarle una bofetada o patearle los huevos pero es que ellos siempre andan de dos o tres y tengo miedo, miedo de ser humillada y agredida…

Pero es que ya es demasiado triste que un simple “hola” se vuelve una agresión.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s