El segundo día

Quisiera inaugurar esta sección del blog “Textos” justamente con un texto mío (jaja, que obvio) pero de hace algunos años. Lo encontré mientras ordenaba unos papeles y si no me equivoco es de cuando entré a la universidad. Aunque siempre me siento así en un lugar nuevo, una nueva escuela, un nuevo grupo, un club o un nuevo trabajo, y supongo que por eso aún se me hace natural hablar de ello, ya saben, del segundo día…

 


El segundo día no es tan malo como el primero, sobretodo, porque te has acostumbrado (casi fácilmente) a tus nuevos compañeros.

Quizá aún no les hablas a todos, y más probablemente no sabes el nombre de la mayoría, pero su presencia ahora se te hace cómoda, empiezas a sentir que es tu grupo y el lugar donde perteneces.

Poco a poco te adaptas a los nuevos retos, ya no se ve tan grande tu salón y ya no son desconocidas las voces y murmullos.

Hay una persona (o quizá más de una) que ya es parte de tu propio grupo, la personas con la que te sientas, el primero al que le hablaste, quién se viene contigo en el autobús… empiezas a sentir la soledad de un modo diferente.

 


Espero que les haya gustado y sobretodo que sigan visitando esta sección del blog. Algunos de mis escritos son de hace años pero logré recuperarlos y aunque lleven pequeñas modificaciones le seré muy fiel a la persona que lo escribió, a mi yo de hace años.

Gracias por leer…

Anuncios

Un comentario sobre “El segundo día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s