Tenía tantas ganas de que fueras tú…

Tenía tantas ganas de que fueras tú.

Podría decir que me olvidé de mí para seguirte, porque tenía tantas ganas de que fueras tú.

Que cambié mi forma de vestir y mejoré mi forma de hablar, que aprendí tus canciones favoritas y leí los libros que tu habías leído y vi las películas que tu habías visto y fui a los lugares a los que tu habías ido, porque tenía tantas ganas de que fueras tú.

Que dejé a mis amigos para conocer a los tuyos, pero nunca me aceptaron del todo, que te visitaba para agradarle a tu madre pero tus hermanos recelaban de mi presencia, y me sentí sola por ello, porque tenía tantas ganas de que fueras tú.

Que compré una mascota, en específico tu animal favorito, y le puse el nombre que siempre habías deseado ponerle, porque tenía tantas ganas de que fueras tú.

Que aprendí los cursos que tú habías tomado y empecé a ir por las rutas por las que tú ibas, porque tenía tantas ganas de que fueras tú.

Podría decir que me olvidé de mí para seguirte, porque tenía tantas ganas de que fueras tú, pero no podría mentir.

Es verdad, traté de ir un poco más por tu rumbo, para acercarme a ti, pero si no eras tú, si no ibas a ser tú ¿para qué?

Así que te dejé ir, aunque tenía tantas ganas de que fueras tú.

Anuncios

3 comentarios sobre “Tenía tantas ganas de que fueras tú…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s