Un sentimiento compartido… vía email.

¿Sería extraño enamorarme de una seguidora del blog que suele comentar caritas felices y mandarme besitos a todas horas? Porque existe, y tengo esa duda sobre lo que pensaría si de loca fuera a su página de contacto y le enviara el siguiente correo de colegiala enamorada:

Hola.

Sé que puede sonar un poco raro pero creo que me estoy enamorando de ti. No me malentiendas, es solo que me encanta tu blog, lo que escribes, tu forma de expresarte. Además debo admitir que en tu foto de perfil luces muy guapa.

Sobretodo he notado que desde que sigues mi blog no hay una entrada que no me comentes, así que pensé que quizá teníamos cierta conexión. Y me encanta recibir una notificación con tu nombre, la sola idea de que visitas mi blog hace que sienta que te interesas por mí.

Sé que eres hetero, y admito que yo también lo soy, o más bien creo que debería decir que soy bisexual. En fin, que esto es un enredo para mi, tanto más lo será para ti, que debes estar quizá, un poco conmocionada, o para mi beneficio emocionada, por este correo.

Ya sé, quizá tienes novio (aunque hace algunas publicaciones que no hablas de él) y que en caso de haber terminado estarás en una etapa de duelo amoroso. ¿Te recomiendo un libro que te ayude a superarlo? O mejor no, mejor hablemos de nosotras. O bueno, yo hablaré de nosotras porque yo creo que ya existe un nosotras, y espero que con el tiempo, tu también lo empieces a entender y a creer.

Te quiero.

No me animaba a decírtelo porque sé que esas palabras invitan a una relación mas personal. Y se que no hemos compartido mas que unos cuantos “me gusta” y otros tantos comentarios en el blog. Tanto en el tuyo como en el mío. Donde espero siempre poder escribir algo que te agrade, solo a ti, en especial a ti. Y con el corazón bombeando espero que lo hayas leído y tengas el interés de comentarlo. Y cuando llegases a hacerlo encontrar las palabras correctas para que vuelvas a fijarte en mi, para que leas entre líneas lo que has empezado a causarme.

Es extraño.

Que siga visitando tu blog después de haberlo visto todo. Porque debes saber que voy a cada entrada y la leo y la releo una y otra vez, tratando de grabarla en mi memoria. Con la esperanza de que en tus palabras haya también algo que solo yo entienda, que hayas puesto esas letras ahí para que yo las descifre, para enamorarme.

Y ya lo has logrado.

Si estoy tomando este riesgo de escribirte mis sentimientos, has de saber que es porque me traes loca, sí, de cabeza y como tu quieras.

Por favor.

No me des la espalda ahora que mas siento que estamos juntas. Porque la distancia no me importa, ni el acento, ni la edad… Porque lo que siento hacía ti traspasa todas esas fronteras y otras tantas mas íntimas.

Te prometo.

Que no trataré de tocarte si tu no lo deseas. Me mantendré al margen hasta que sientas la necesidad de mis caricias, caricias habladas y escritas y susurradas en forma de textos enviados por correo. Seduciéndote con cada letra que leas, cada letra escrita especialmente para ti.

Quiéreme.

Es el único consuelo que puedo tener. Pero necesito que sean tus teclas las tocadas para escribir ese mensaje, necesito que seas tu quién lo envíe, necesito creerlo porque me estoy quedando sin palabras.

¿Lo has notado?

Que desde que te conocí mi blog cambió en un todo amor, y empalaga hasta al más dulce arándano. Que el romance se ha vuelto el todo envolviéndolo y transformándolo con estos sentimientos que no puedo dejar de derramar para ti. Que derrocha palabras dulces dirigidas solo a ti. Inspiradas en ti.

Ya deberías saberlo.

O al menos he intentado ser tan directa como la discreción lo permite. Pero siempre con la esperanza de que hubieses notado ese fuego inquieto que prendiste en mi y que solo puede calmarse si llegas a aceptarme.

Pero…

Si al final no lo habías notado por ello te mando este mail. La única forma tangible que tengo de conectar contigo y que dejes de ser una persona tras la pantalla para convertirte en mi alguien lejano.

Así que ¿qué dices…?

No me taches de loca porque la única locura se puede perdonar si es por ti.

Perdón.

Por arruinar lo que no teníamos con la esperanza de que se convierta en algo.

Amor.

 

 

¿Entonces? ¿Estaría muy loco?

 

Y ella le contestó: No, no es tan loco cuando es un sentimiento compartido.

 

 

[[Espero que nadie se sienta ofendido, identificado, azorado, con estas palabras que no sé de dónde me salieron. Espero que ella no se dé cuenta de que estoy hablando de ella para evitar malentendidos ya que solamente fue producto de inspiración, nada real, nada serio. Ojalá fuera así de romántica en la vida real pero es que no me nace. Quizá haya una esperanza de que incluso con internet de por medio persista el romanticismo. Es pura ficción. Todo lo parecido con la realidad es pura coincidencia.]] Miaus para todos.

Anuncios

4 comentarios sobre “Un sentimiento compartido… vía email.

    1. Jajaja lo siento, si yo ni siquiera soy así (o quizá sí pero en secreto 😉 ) Si me cae avalancha de fans le doy a reenviar e-mail a ver quién se la cree :v Gracias por comentar y me alegra mucho que te gustara. Saluditos.

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s